martes, 8 de noviembre de 2011

¡¡QUE LA HISTORIA SE REPITA!!




Los terribles acontecimientos del verano de 1898 se vivieron con cierta indiferencia en España. De hecho, la tarde en que se conoció el hundimiento de la Escuadra del Almirante Cervera en Santiago de Cuba, la gente se fue a los toros en Madrid, como si nada hubiera ocurrido;inconscientes al Desastre. Una crisis que debió de ser denunciada por los escritores de la Generación del 98 y que a la postre sirvió para la regeneración y relanzamiento de España. Pues la modernización de las instituciones y la estructura productiva posibilitó una recuperación económica que - a su vez - sentó las bases para el periodo cumbre de la historia de la cultura hispana (no solo española, también de la América hispana). Recuerde usted que nuestros escritores, en su mayoría vivían de rentas o de empleos de funcionarios a los que nunca acudían (empleando su tiempo en escribir e ir al café a debatir sobre cómo arreglar España).

Ahora, poco más de un siglo más tarde, en un momento de grave crisis en España, todos somos conscientes de la necesidad de un cambio profundo en la estructura productiva que restaure la competitividad. También hay una consciencia general de que las relaciones entre las administraciones públicas europeas, estatal, de las CCAA, provincias y ayuntamientos deben de cambiar.

Dadas las potencialidades de crecimiento y los lazos afectivos, lingüísticos e identitarios con Hispanoamérica, España debe de reforzar su orientación hacia ese Continente. El trato que el pueblo español viene recibiendo de las autoridades de la Unión Europea, y en especial de Alemania, deben de recordarnos el peligro de depender en exceso de una entidad liderada con unos valores e intereses tan alejados. Mirar solo para el norte nos ha costado demasiado caro y es el momento de volver nuestras energías hacia el oeste.

Si España salió reforzada del Desastre del 98, merced a la repatriación de talentos, en la actualidad estamos contemplando una masiva fuga de talento. No parece un comienzo alentador. Pero nos cabe una esperanza, que el nuevo Gobierno y los cambios en la gestión de esta crisis por las autoridades de Europa, propicien una mejoría.

Hagamos también otra cosa, ir a votar el próximo día 20 y acertar en la decisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada